Catalunya Catalonia

Catalonia Catalunya

Para más información sobre Cataluña ver el siguiente enlace

Regresar

Tren cremallera de Nuria|Vall de Nuria |Girona

Un tren parte desde la estación de Ribes de Freser, en el Pirineo de Girona.

No es un tren normal; es el único ferrocarril de cremallera que funciona actualmente en España.

Parte desde esta localidad de la comarca del Ripollés con destino al valle de Nuria, uno de los más bellos de todo el Pirineo catalán y el único al que no llega ninguna carretera.

La única forma de acceder al corazón de Nuria es a pie o en este curioso tren, inaugurado en 1928 y completamente reformado y renovado hace un par de décadas. En total salva 12,5 kilómetros y un desnivel de 1.000 metros.

tren cremallera de nuria

El valle de Nuria es un circo glaciar rodeado de montañas que superan los 2.500 metros de altitud. Entre ellas destaca el Puigmal, que con sus 2.913 metros es una de las cimas señeras de la comunidad autónoma de Cataluña. Esta es una de las zonas más virginales del Pirineo catalán y también una de las que más carga de simbolismo atesora.

En una gran explanada herbácea donde termina el ferrocarril se levanta el santuario de la Mare de Déu de Núria, el segundo lugar de peregrinación más frecuentado de Cataluña, tras el monasterio de Montserrat. La leyenda atribuye su fundación a san Gil, quien llegó a este remoto lugar de los Pirineos en el siglo VIII, huyendo de las persecuciones del rey godo Witiza. A los pocos años, el santo tuvo que huir de nuevo, pero antes escondió en una gruta una imagen de la virgen, una olla y la campana que utilizaba para convocar a rezo a los pastores.

Siglos después, un buey condujo a otros pastores hasta el lugar donde se encontraban ocultos los objetos. La olla y la campana de san Gil se encuentran custodiadas en un costado del presbiterio. Según la tradición, poner la cabeza debajo de la olla y tocar la campana es un buen remedio contra la infertilidad femenina.

Nuria es también un lugar sagrado para el nacionalismo catalán. En 1931 un grupo de diputados se reunió en el edificio anexo al santuario para redactar el Estatut de Núria, el primer proyecto de autonomía para Cataluña.

El edificio aloja ahora un hotel de lujo, un albergue, cafetería, restaurantes, tiendas y un centro de restaurantes tiendas y un auditorio. Si se quiere conocer algo más de la historia del valle y del santuario, se recomienda acercarse a la exposición permanente instalada junto a la estación del tren cremallera.

Cabo de Creus | Costa Brava | Girona

El hechizo de la soledad crea paisajes subyugantes. Si comparten además la seducción de lo extremo, el escenario deja de ser un mero accidente geográfico para convertirse en un referente literario. En el cabo de Creus (cap de Creus), ese conjunto de peñascos negros donde acaban —o empiezan, según se mire— los Pirineos, se mezclan todos estos ingredientes (la magia de lo yermo, la fascinación de lo lejano, el enigma de lo tortuoso) para componer uno de los paisajes más fascinantes del Mediterráneo.

cabo de creus

Desde Cadaqués se llega al cabo de Creus por una estrecha carretera asfaltada, de 8 kilómetros de curvas por oscuros promontorios de esquistos resecos y deshumanizados, que le dan un aspecto más parecido a un paisaje lunar que terrestre. No hay grandes alturas en el cabo, pero todos sus cantiles y calas son dignos de una película de misterio, una sensación amplificada por la casi constante presencia de la Tramontana, ese viento frío e impetuoso que cuando llega barre lo que se pone a su paso.

La carretera termina en el faro automático que ayuda a la navegación. Hasta 1998 podían verse también los restos de otro faro, falso en esta ocasión, pues se construyó para el rodaje de la película El faro del fin del mundo, filmada en este escenario en 1977, con Kirk Douglas, Yul Brynner y Fernando Rey como protagonistas. La antigua casa de carabineros se ha reconvertido en un bar restaurante en el que alquilan habitaciones muy sencillas pero rodeadas de toda la magia y la paz del extremo oriental de la península Ibérica. Es costumbre venir aquí la madrugada del día de Año Nuevo, pues este es el sitio por donde primero sale el sol de toda la Península.

Los fondos del cabo son de una gran riqueza ecológica y ofrecen una gran gama de ecosistemas marinos, desde fondos rocosos a praderas de posidonia y barreras coralígenas. Por ello fueron declarados reserva marina en 1998.

Cadaqués, el pueblo más emblemático de la zona, debe buena parte de su fama a su más ilustre vecino, Salvador Dalí. Pero la localidad tiene otros muchos atractivos. Su ubicación, en el extremo del cabo más oriental de la península; la belleza natural de la rada en la que se enclava y el luminoso casco urbano, donde la preponderancia de los muros encalados contrasta con los desaguisados urbanísticos perpetrados en otras zonas de la Costa Brava.

Castillo y montaña de sal de Cardona|Barcelona

Cardona es una de las grandes ciudades históricas del interior de la comunidad autónoma de Cataluña. Es una apacible localidad de 5.000 habitantes de la comarca barcelonesa del Bages, alejada de cualquier ruta turística y ligada a dos elementos: el castillo y la sal.

La fortaleza de Cardona es soberbia y fácil de distinguir a lo lejos, sobre lo alto del cerro que domina esta comarca. Fue construida en el siglo X por el vizconde de Osona, un señor feudal cuya familia rigió la vida de la comarca durante 500 años.

castillo cardona

Siempre fue uno de los baluartes más inexpugnables de la Corona aragonesa; de hecho fue la última plaza catalana que se rindió en la guerra de Sucesión de 1714. Hoy se ha reconvertido en un estupendo parador de turismo. Entre sus muros se conserva también la colegiata de Sant Vicenç, un bello ejemplo de románico lombardo, uno de los primeros templos de esta corriente arquitectónica en Cataluña.

Cardona, la ciudad y el castillo están construidos sobre una gigantesca bolsa de sal, que ha sido el motor de la economía local hasta la década de 1990. Hace unos 70 años, además de la sal común, se empezó a explotar industrialmente la potasa, descubierta porque las vacas del entorno rechazaban un tipo de sal que los payeses creían que era sal sódica.

sal

Fue la época de mayor actividad minera y de resurgimiento de la localidad. Cuando la caída de los precios provocó el cierre paulatino de la mina, se pensó en reutilizar las instalaciones con fines turísticos. Nacía de este modo el Complejo Turístico de la Montaña de Sal. Vehículos todoterreno bajan a los visitantes hasta la bocamina por la que acceden al interior de la montaña de sal. Galerías, pasadizos, bóvedas y pozos excavados por el hombre a más de 80 metros de profundidad forman un curioso mundo subterráneo lleno de irisaciones rosáceas y tornasoladas. Hay también un pequeño museo con la maquinaria que accionaba el pozo y daba servicio a las galerías.

En la ciudad hay que dar un paseo entre sus calles de piedra desgastada por la historia y el tiempo para ver la iglesia parroquial, de estilo gótico, el puente del Diablo, un vado hecho para el trasiego de peregrinos, y el Portal dels Graells, uno de los antiguos vanos de la muralla. Desde la plaza de la Fira se tiene la mejor vista del castillo.

Románico del valle de Boí |Lleida

Hace ocho siglos, una serie de canteros de influencias lombardas levantaron en un apartado rincón pirenaico algunos de los primeros rascacielos de la historia. Estos campanarios altivos y estilizados han convertido al valle de Boí, en la Alta Ribagorza, en uno de los mejores conjuntos románicos de Europa, declarado Patrimonio de la Humanidad.

valle de boí

Los seis pisos de altura de sus torres, visibles desde cualquier ángulo del valle, son aún hoy un desafío a las leyes de la gravedad y una exaltación de la fe en Dios y del poder del hombre sobre la Tierra. Este valle cuenta con 11 iglesias de especial singularidad además de otras ermitas y templos de interés. La estrella es, sin duda, la iglesia de Sant Climent de Taüll, cuya torre exenta, de seis pisos de altura, se ha convertido en el emblema de Boí.

Por increíble que parezca, fue inaugurada en 1123. Sant Climent se encuentra a la entrada de la pequeña localidad de Taüll y tiene tres naves rematadas cada una por un delicado ábside semicircular decorado con arquerías ciegas y un ventanal abocinado.

Al tiempo que se construía Sant Climent a las afueras de Taüll se levantaba en el centro del pueblo otro templo casi idéntico, el de Santa Maria.

valle de boí

De hecho, ambos se consagraron con un día de diferencia. La ruta puede continuar hasta el pueblo de Boí y su iglesia de Sant Josep. Al otro lado del río está Erill la Vall, cuyo templo y campanario anexo son también de los de mejor factura de todo el conjunto.

La iglesia de Erill, dedicada a santa Eulalia, tiene a diferencia de las anteriores un porche con arcadas y pilares y conserva en su interior una copia en madera de las siete figuras que formaban el Descendimiento, obra escultórica cuyo original se repartió entre el Museo Nacional de Arte Románico de Cataluña y el Museo Episcopal de Vic.

Otras visitas obligadas en esta extraordinaria ruta por el arte románico que ha hecho de Boí un lugar de referencia mundial en la historia del arte son Sant Quirze, en Durro; Sant Feliu, en Barruera; Santa Maria, en Cardet, o l’Assumpció, en Coll.

Aigüestortes y lago de San Mauricio | Lleida

Si la filosofía y razón de ser de un parque nacional es la protección de un espacio singular, la declaración de esta porción del Pirineo leridano, entre las comarcas de la Alta Ribagorça y el Pallars Sobirá, está plenamente justificada. Aigüestortes es el paraje más atípico de la morfología pirenaica.

aigüestortes y lago de san mauricio

Hace unos 60 millones de años la convulsión geológica del Mesozoico hizo aflorar en superficie el granito de las profundidades de la Tierra, un tipo de roca dura y poco erosionable muy diferente a la caliza que domina en el resto de la cordillera. Las posteriores glaciaciones se encargaron de modelar la negra superficie granítica hasta dar forma al escenario encantado que ahora conocemos.

Circos de paredes escarpadas, valles en forma de U, un esturreo bíblico de piedras de todo tipo como producto de las morrenas y dos centenares de lagos convierten a Aigüestortes en un ecosistema único en España.

El Parque Nacional de Aigüestortes y lago de San Mauricio fue creado en 1955 y alberga dentro de sus 14.119 hectáreas dos zonas bien diferenciadas que condicionan la morfología y el acceso.

aigüestortes y lago de san mauricio

Aigüestortes (aguas retorcidas o tortuosas) es la parte más occidental y se enhebra en torno al río Sant Nicolau, que desagua en el valle de Boí. Una simple excursión a pie por la pista que sube hasta el Estany Llong justifica su nombre. El agua, la verdadera protagonista del parque, fluye y se embalsa de mil modos diferentes, inventando en cada accidente geográfico una nueva manera de emboscarse.

El río se desparrama en docenas de brazos y meandros por una extensa pradera herbácea. Cada oquedad de granito, cada cubeta glaciar, sirve de recipiente para unas aguas que brujulean perdidas en busca de su destino. Por el lado oriental, subiendo desde Espot, la morfología es diferente, pero no menos espectacular.

Aquí las grandes cresterías de granito, afiladas como la hoja de una daga, sirven de envoltorio a decenas de lagos. El más famoso de ellos, el estany de Sant Maurici, contribuye con la segunda parte del nombre del parque.

aigüestortes y lago de san mauricio

Es una cubeta de forma alargada y aguas cristalinas, a 1.900 metros de altitud, junto a la que se levantan las dos agujas de granito que la leyenda identifica con los cazadores irrespetuosos a los que Dios dejó petrificados: el Gran Encantat, de 2.749 metros, y el Petit Encantat, de 2.738 metros.

El Berguedá |Barcelona

Esta ha sido siempre una comarca poco poblada, a mitad de camino entre el Pirineo y la llanura central catalana, en la que el río Llobregat ha marcado la fisonomía y el pulso económico.

el berguedá

Fue conocida por sus numerosas industrias textiles, que aprovechaban el cauce del río como fuerza motriz. Estas fábricas de paños, llamadas colonias, fueron especialmente activas a finales de siglo XIX y principios del XX y llegaron a ser verdaderas ciudades-industria que contaban con sus propias viviendas para los trabajadores, escuelas, iglesias y tiendas.

La vida en estas colonias, la primera de las cuales fue fundada en 1858, puede verse ahora en el Museo de la Colonia Vidal, en la localidad de Puig-reig.

El Llobregat marca también las principales rutas turísticas del Berguedá, empezando por Castellar de n’Hug, el pueblecito más bonito de la comarca.

castellar de n'hug

Está a 1.395 metros de altitud, cerca del nacimiento del río. Sus calles empinadas y pintorescas desembocan en la célebre Plaza Mayor. Posee muy buenos ejemplos del románico catalán, como también los tiene Sant Vicenç de Rus, en cuya iglesia aparecieron durante una restauración en 1983 interesantes pinturas murales románicas y góticas.

Berga es la capital de la comarca. El casco antiguo conserva algunos edificios civiles y religiosos interesantes, pero esta localidad es especialmente conocida por sus embutidos y por la Patum, la más vistosa y original celebración del Corpus de Cataluña. En la Patum, que dura cuatro días, se mezclan aspectos cristianos y paganos.

patum

Aparecen animales sobrenaturales, gigantes y cabezudos, ángeles y demonios, sarracenos y cristianos. Todo bien amenizado con mucha pólvora y el rugir de los tambores. El baile de los plens, donde se danza con máscaras y trajes cubiertos de elementos vegetales, es el punto culminante de la fiesta.

Para los amantes de la naturaleza, en el Berguedá empieza el Camí dels Bons Homes, una ruta que cruza los Pirineos y sigue la estela de la que utilizaron los cátaros o «buenos hombres» entre los siglos XIII y XIV para huir de la Inquisición española.

camí dels bons homes

El punto de partida es el Santuario de Queralt, en Berga; termina 190 kilómetros después en el castillo de Montsegur, en el departamento francés de Ariège. Además, en el Berguedá se alza el Pedraforca, una bella montaña caliza de 2.400 metros de altitud que ha sido un destino histórico para los montañeros catalanes.

La Barcelona de Gaudí

collage

Si las grandes ciudades europeas del Medievo competían en la construcción de catedrales cada vez más imponentes y cada vez más excelsas para demostrar su poderío económico y espiritual, el Temple Expiatori de la Sagrada Familia, la catedral que Antoni Gaudí soñó para la ciudad de Barcelona, cumple de sobra la premisa y logra el objetivo que también compartieron en su día los arquitectos que imaginaron las catedrales de Reims, de León, de Colonia o de Santiago de Compostela: trascender el tiempo, lograr la inmortalidad, convertir a la ciudad que las acoge en faro del mundo, en referencia artística de la Cristiandad para las siguientes generaciones.

sagrada familia

Gaudí lo consiguió para Barcelona con ese templo imposible y extravagante, la catedral menos convencional del mundo, una desmesura de formas redondeadas, de volutas, de agujas, de torres como mazorcas, de pilares inclinados, de azulejos vidriados y mosaicos venecianos, de simbologías basadas en la naturaleza que, incluso sin terminar, maravilla a quien la ve y atrae hasta Barcelona a cientos de miles de personas todos los años, lo que aumenta la fama y los beneficios de la ciudad. Exactamente igual que pasaba con las catedrales románicas, góticas o barrocas.

gaudi

La Sagrada Familia es el emblema de Barcelona y la obra cumbre de Gaudí, que murió atropellado por un tranvía y solo pudo ver terminada una de las torres menores (está enterado en la cripta de «su» catedral), pero existen otros 13 gaudís igualmente excelsos repartidos por la ciudad condal, que suelen visitarse como ruta temática.

Entre los más célebres cabría destacar La Pedrera, en el 92 del paseo de Gracia, encargo de Pere Milà y Roser Segimon, que consta de dos fincas con accesos independientes, pero unidas por una espectacular fachada; la casa Batlló, en el 43 de la misma avenida, que Gaudí reformó añadiendo nuevos balcones y una fachada coronada de cerámica policromada, y el parque Güell, el sueño del empresario Eusebi Güell, que también encargó a Gaudí su palacio, y que es la obra que mejor refleja la idea de simbiosis entre hombre y naturaleza del genial arquitecto.

gaudi

Catorce grandes proyectos que definen la Barcelona culta, burguesa y adinerada que este genio nacido en Reus (Tarragona) en 1852 supo captar a la perfección y trasladar a sus fantasías de piedra.

Montserrat |Barcelona

Con una silueta inconfundible y con una morfología de roca conglomerada que le da unas características especiales, Montserrat es mucho más que una montaña para los catalanes. En esta especie de ciudadela de piedra cercana a Barcelona, se encuentra el monasterio de la Virgen de Montserrat, la Moreneta, patrona de Cataluña desde 1881, cuya singular talla de color ébano es objeto de una devoción sin límites incluso más allá de las fronteras catalanas.

la moreneta

El monasterio desempeñó un papel importante durante la oposición al franquismo, por lo que en torno a su edificio y a su virgen negra se aúnan también muchas de las identidades nacionalistas catalanas.

La abadía actual data del siglo XVI y fue levantada en un estilo gótico tardío, aunque conserva un portal románico. Tiene una nave única escoltada por seis capillas en ambos flancos.

montserrat

El monasterio está habitado por una comunidad de monjes benedictinos y tiene imprenta propia desde el siglo XV.

Su biblioteca alberga más de 200.000 volúmenes. La talla de la virgen es románica, del siglo XII, y está en posición sedente, con el niño y un globo terráqueo en los brazos.

Para los senderistas y los escaladores, Montserrat es además un paraíso con más de 100 cumbres, parajes fascinantes de agujas y monolitos y valles por los que discurren un buen número de senderos señalizados.

De ellos, el más recomendable para una primera aproximación a Montserrat es el que partiendo del propio monasterio sube hasta la cima de Sant Jeroni, la cumbre más alta del macizo, y permite disfrutar de una de las mejores balconadas sobre este singular territorio, declarado parque natural en 1989.

sant jeroni

Para ello hay que tomar la escalinata que parte desde el aparcamiento hacia el funicular de Sant Joan. La ascensión a Sant Jeroni va a coincidir en su mayor parte con el torrente de Santa Maria.

En la cima espera un mirador y un mapa panorámico con referencias a todas las cumbres y accidentes geográficos divisibles desde sus 1.224 metros de altura.

Hacia el norte el macizo cae literalmente a pico unos 1.000 metros sobre el fondo del valle, mientras que hacia el sur la inclinación es más moderada.

En días despejados se pueden divisar los Pirineos. Hacia el sur se eleva la aguja del Camello de Sant Jeroni y al oeste se localiza la zona con mayor concentración de pináculos del macizo, conocida como «de las Agujas», un auténtico paraíso para los escaladores.

Montseny | Barcelona

Es una gigantesca mancha verde cercana a Barcelona, un pulmón de oxígeno, a apenas 50 kilómetros de la gran metrópoli, que conserva gran parte del ecosistema mediterráneo desaparecido en otros macizos del litoral.

montseny

Su considerable altura, 1.706 metros, y su cercanía al mar se alían para que el Montseny albergue, además de espléndidas vistas sobre la Plana de Vic, una increíble cantidad de pisos botánicos, encinas y alcornoques, pino rojo, castaños, hayas, abetos y robles.

montseny

Hay varios núcleos de población con interesantes muestras de patrimonio: de la época ibérica data el castillo del Turó de Montgrós en El Brull.

La arquitectura románica está presente en pequeñas iglesias de montaña, como las de El Brull, Sant Marçal, Sant Martí del Montseny y Aiguafreda.

Se conservan restos de fortalezas en Montclús, Fluviá y El Brull.

Islas Medas | Girona

L’Estartit es una de las localidades más turísticas de la Costa Brava.

l’estartit

Aunque, su mayor atracción reside a una milla aguas adentro. Son las islas Medas un fragmento de la sierra del Montgrí que quedó anclado en el Mediterráneo.

montgri

Sobre él despuntan las siete agujas rocosas que forman el archipiélago, a cuyo alrededor se ha generado una riquísima vida submarina.

Las Medas fueron guarida de piratas durante la Edad Media y destacamento militar hasta el siglo XX, encargado de la vigilancia del tránsito marítimo hacia Barcelona.

l’estartit

Deshabitadas desde 1934, se han convertido en reserva marina y objetivo de aficionados al submarinismo de medio mundo por la calidad de sus fondos y el rico catálogo de fauna mediterránea de sus en aguas.

Pals | Girona

Pese a la ingente reconstrucción a la que ha sido sometido y el trasiego diario de cientos de turistas, Pals todavía destila la pausada cadencia de la vida rural en Ampurdán, marcada por la siega, la siembra y la vida familiar en las sólidas casas de pagès.

pals

Todo es aquí sencillez y armonía: piedras, líneas rectas y sobrias, caserones que destilan nobleza.

Solo destaca del entramado urbano la torre de las Horas, único vestigio del antiguo castillo que aún está en pie, y la iglesia de Sant Pere.

torre de las horas

Pero Pals es, sobre todo, el centro de inspiración de Josep Pla, el genial escritor ampurdanés que pasó aquí largas estancias de descanso.

Pla vivía en una masía a las afueras de la localidad, pero subía a diario hasta el mirador que hoy lleva su nombre y se sentaba sobre una gran piedra plana a escribir.

Ruta daliniana | Girona

ruta daliniana

Cadaqués, Figueres y Púbol conforman un triángulo de obligada visita para todos aquellos que quieran seguir y entender la vida y milagros de ese genial pintor llamado Salvador Dalí, uno de los principales representantes del surrealismo.

En Figueres nació y en su teatro municipal hizo su primera exposición; cuando ya era un maestro consagrado compró el teatro para convertirlo en museo de su vasta obra.

Su casa, donde vivió con Gala durante 50 años, está en Cadaqués, en una bahía de esencias mediterráneas llamada Port Lligat.

Su laberíntico interior, reflejo de la tortuosa imaginación de su dueño, es también ahora un museo.

ruta daliniana

La ruta se completa con Púbol, un castillo góticorenacentista situado en el municipio de La Pera que Dalí compró para Gala y en cuya cripta está enterrada.

Casco histórico de Girona | Girona

Un paño de fachadas de suave color pastel se alinea a lo largo de la ribera del río Onyar.

ribera del río onyar

Es una de las más pintorescas vistas de Girona, una ciudad llena de historia y rincones encantadores.

Las casas coloreadas fueron construidas en el siglo XIX para reemplazar los trozos de muralla derribados por los franceses.

Pero mucho antes, una comunidad judía vivía en laberínticos barrios intramuros, llenos de escaleras y callejuelas, hoy restauradas.

La judería de Girona (el call) es una de las mejor conservadas de España. En este entramado histórico hay también protagonismo para los baños árabes (de finales del siglo XII), una catedral que mezcla gótico y barroco y piedras que pertenecieron a la Vía Augusta, la calzada romana que unía Tarragona con Roma.

el call

Un museo de historia al aire libre.

Camprodón y Santa María de Ripoll | Girona.

Si se entra en el Ripollés por las faldas pirenaicas hay que programar una parada en Camprodón, la cuna del compositor Isaac Albéniz.

La imagen clásica de esta localidad es el puente medieval sobre el cauce del Ter, plasmado en lienzos y glosado en poemas de todo tipo y época; pero dentro de la urdimbre pétrea de Camprodón se conservan otros hitos dignos también de visitarse, como la Plaza Mayor porticada, las casas colgadas sobre el Ter o las villas modernistas.

camprodón

En la misma comarca están Ripoll y su monasterio de Santa María, un gran centro espiritual que irradió la cultura catalana desde el año 888.

santa maría de ripoll

A su portada se le ha llamado de todo, desde el «arco del triunfo de la Cristiandad» hasta el «Pórtico de la Gloria del románico oriental español».

La Garrotxa | Girona

Comarca singular, la Garrotxa se extiende a pocos kilómetros de la Costa Brava y a años luz del turismo masivo.

A la Garrotxa se va a disfrutar de la cocina catalana de interior, de la Fageda d’en Jordà, un sorprendente bosque de hayas que ha sobrevivido en estas latitudes gracias al microclima local y, sobre todo, de la ruta de los antiguos volcanes.

la garrotxa

Hay más de 30 en la comarca, vestigios de la actividad volcánica de hace cientos de miles de años.

Conviene advertir, sin embargo, que los volcanes de la Garrotxa no son indómitos conos humeantes, sino humildes montículos, limados y pulidos por una erosión milenaria y camuflados por una densa vegetación que obliga muchas veces a interpretarlos más que verlos dentro del paisaje.

santa margarida

Aun así, una excursión al volcán de Santa Margarida permite sentirse por unas horas en el fondo de un cráter.

Peratallada | Girona

Se trata de uno de los pueblos más conocidos y ensalzados de l’Empordanet.

peratallada

Su casco medieval, perfectamente conservado, queda rodeado por una fosa excavada a mano, de ahí el nombre (Peratallada o piedra tallada).

El centro urbano es en realidad una urdimbre de calles estrechas y cuajadas de sólidos caserones de piedra.

Entre todas ellas despunta la torre del Homenaje del antiguo castillo de los señores feudales, hoy reconvertido en hotel de lujo. También destacan los restos de la muralla, la iglesia románica así como la plaza porticada.

Como el visitante puede apreciar nada más llegar, Peratallada se ha convertido en el típico pueblo-museo donde hay más bares, restaurantes y tiendas que vecinos.

La Cerdanya | Girona · Lleida

Constreñida entre la sierra del Cadí-Moixerò al sur y las cumbres del Pirineo occidental catalán al norte, la Cerdanya se presenta al viajero como un espejismo llano, singular y alargado de este a oeste, en vez de norte a sur, como el resto de los valles pirenaicos.

la cerdanya

Esta es una diferencia que forja su fisonomía y su carácter. La Cerdanya geográfica, con capital en Puigcerdà, está partida administrativamente entre Francia y España en virtud de un tratado de paz del siglo XVII, y la parte española a su vez entre las provincias de Girona y Lleida.

Si algo tienen de singular los paisajes de la Cerdanya son la vastedad de horizontes, la amplitud de los espacios, bañados por una luz especial y modelados por la actividad agropecuaria del hombre desde hace siglos.

Varias empresas organizan vuelos en globo para disfrutar de la Cerdanya desde el aire.

Solsona | Lleida

Solsona es una ciudad apacible, casi adormilada, de manera que el viajero que pasea por sus calles no debe hacer grandes esfuerzos para imaginarse una escena de hace un par de siglos.

solsona

Palacios, iglesias, casonas y conventos forman el núcleo más antiguo, en tiempos rodeado por las murallas, de las que quedan tres portones.

Si se entra por el Portal del Pont, en la carretera de Basella, conviene subir por el carrer de Sant Miquel hasta la catedral, el edificio señero de la ciudad, y de allí dirigirse a la Plaza Mayor.

Solsona está rodeada por bosque, sobre todo en la sierra del Port del Compte.

lladurs

Lladurs, que fue una fortaleza subsidiaria de la de Solsona, y Sant Llorenç de Morunys son los dos pueblos más recomendables de la sierra.

Seu Vella de Lleida

La Seu es el gran templo de Lleida, una soberbia catedral que en vez de estar en el llano, como las demás, se alza en lo alto de una montaña que domina la ciudad.

seu-vella

Por eso a veces parece más un castillo que un templo religioso. Su construcción se inició en 1203 bajo la dirección del maestro Pere de Coma sobre los cimientos de una mezquita musulmana.

Aunque fue consagrada al culto 75 años después, las obras continuaron hasta que en 1431 se dio por concluido el claustro y el campanario.

Solo subir al cerro donde está la Seu constituye ya una experiencia, porque desde allí cambia la vista de Lleida y de su comarca.

Todo el conjunto rebosa monumentalidad: las esculturas que adornan las tres naves, las cinco puertas monumentales del lado sur, el claustro (una de las joyas arquitectónicas de Cataluña) o el campanario, su elemento más distinguible, con un juego de siete campanas.

Camino real de Arán | Lleida

El de Arán es el único valle del Pirineo español que desagua hacia el norte, y una rareza cultural y lingüística dentro de Cataluña.

camino real de aran

Esta es una comarca de hermosos paisajes y de un alto nivel económico gracias al turismo, en la que 7.000 habitantes comparten una lengua (el aranés) de origen occitano; una estructura política diferente encabezada por un síndic y una cultura emparentada con las familias gasconas del sur de Francia.

camino real de aran2

Hasta la construcción del túnel de Viella, en 1948, sus vecinos quedaban durante buena parte del año incomunicados del resto del país.

Aún se conservan muchos tramos del camino real que discurren paralelos al río Garona.

camino real de aran3

Este era un antiguo camino carretero que durante siglos representó la única vía de comunicación entre las localidades aranesas.

Hoy es una ruta senderista muy demandada.

Pallars Sobirá | Lleida

Una de las comarcas pirenaicas leridanas más remotas y abruptas, el Pallars Sobirá es una zona de alta montaña, de prados alpinos y picos de roca desnuda que guardan en sus umbrías pequeños neveros hasta bien entrado el verano.

pallars sobirá

Se experimenta una sensación de grandiosidad en los pastos verdes por encima de los 2.000 metros.

Aquí se alza el techo de Cataluña, la Pica d´Estats (3.143 m).

De su difícil acceso habla el hecho de que solo existe un paso natural por el sur, el desfiladero de Collegats, en el valle del Noguera Pallaresa.

desfiladero de collegats

Este río nace en el Pla de Beret, en el valle de Arán, pero en vez de desaguar por la vertiente norte, por Arán, lo hace por la cara sur pirenaica, por el valle de Aneu. Baña Esterri de Aneu, Llavorsí y Sort.

Delta del Ebro | Tarragona

El delta que forma el río Ebro en su desembocadura tiene unos 300 kilómetros cuadrados de superficie y es la zona húmeda más grande de Cataluña.

delta del ebro

Unas 325 especies diferentes de aves pasan alguna parte del año en este ecosistema único en España, compuesto por arrozales, lagunas, dunas, playas, cañizares, aguas dulces y salobres, bosques de ribera, acantilados y salinas.

El delta sirve como área de explotación agrícola: un 75 % de la superficie la ocupan cultivos en un ejemplo de compatibilidad entre la explotación humana y la protección de la naturaleza.

delta del ebro2

Las lagunas del delta están unidas al mar y dependen de su fluctuación anual.

De abril a septiembre el nivel de las lagunas de agua dulce aumenta hasta casi los 100 centímetros por el aporte de agua que reciben de los arrozales.

Tarraco imperial

Tarragona es, ante todo, una ciudad romana. La huella imperial aparece en todos los rincones de la urbe.

tarraco imperial

Allí donde se roture la epidermis urbana salta la prueba de un pasado glorioso, cuando Tarraco era la capital de la importante provincia de Tarraconensis.

Los restos de las murallas, del circo y de diversos templos así lo atestiguan.

Pero, de todas las evidencias, la que más impresiona, pese a los dos mil años de abandono, es el anfiteatro, construido en los primeros años del siglo II a.C. aprovechando un terraplén rocoso cercano al mar.

Sus 109 metros de longitud por 86 metros de anchura vieron luchar a gladiadores y el martirio de los primeros cristianos.

tarraco imperial2

En conmemoración de estas persecuciones se levantó en el siglo VI la basílica visigoda cuyos muros y columnas ocupan aún hoy buena parte de la zona central del anfiteatro.

Monasterio de Poblet | Tarragona

Es uno de los grandes monasterios fortificados cistercienses y uno de los grandes centros de poder y cultura de Cataluña desde tiempos de Ramón Berenguer.

monasterio de poblet

Fue panteón real de los monarcas aragoneses. El monasterio de Poblet fue fundado en las cercanías de Montblanc en el siglo XII.

Aún conserva todo el perímetro de recias murallas, así como la importante biblioteca, varios claustros decorados con delicadas volutas, un retablo mayor de alabastro tallado en el siglo XVI y la sala capitular con las tumbas de 11 abades.

El monasterio sufrió graves daños tras la Desamortización de Mendizábal, en el siglo XIX, y hubo que acometer costosas y lentas reparaciones para devolverle su monumentalidad. Ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad.

Palacio de la Música de Barcelona

El Palacio de la Música de Barcelona fue edificado por Lluís Domenech entre los años 1905 y 1908. Destacan la sala de conciertos, el vestíbulo y los detalles modernistas.

palacio

El Palau de la Música Catalana es una perla arquitectónica del modernismo catalán, la única sala de conciertos modernista declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO (4 de diciembre de 1997), que en la actualidad es un punto de encuentro ineludible de la vida cultural y social de Cataluña. Además constituye un patrimonio simbólico y sentimental de todo un pueblo que se identifica con su historia.

palacio

 

Regresar